The Student News Site of Fremont High School

The Tiger's Eye

The Tiger's Eye

The Tiger's Eye

Un año al otro lado de la frontera.

Maximiliano Carranza comparte su experiencia viajando desde su país a Estados Unidos.Para proteger la identidad y privacidad de este estudiante, los nombres y lugares pueden haber sido cambiados.
Un+a%C3%B1o+al+otro+lado+de+la+frontera.

Muchas personas piensan que el sueño americano es solo maravillas. Sin embargo, muchas veces este sueño puede convertirse en una pesadilla. La historia de Maximiliano Carranza es un ejemplo perfecto.

Un viaje desde Honduras al que pronto sería el “sueño americano” de repente se convirtió en un horror absoluto para la familia Carranza.

“En Honduras la familia es lo más importante, pero conmigo no. Peleábamos mucho en nuestra familia. No era mi enfoque principal,” dijo Carranza. Mientras vivía en Honduras, la vida de Carranza no era tan perfecta por lo que decidió venir a los Estados Unidos con su madre, Maricela Carranza.

El 10 de febrero del año 2022 Carranza inició su viaje. No sabía lo que le esperaba.

“Primero crucé Guatemala en cuatro días. Como en dos días más llegué a Monterrey con mi mamá,” dijo Carranza.

Durante las siguientes tres semanas, la familia Carranza se quedó en Monterrey, México. Al final de las tres semanas, la familia Carranza fue trasladada a una casa en la frontera entre Estados Unidos y México.

En esta casa había otras 25 personas. La casa estaba al lado de un taller mecánico.

Como eran considerados inmigrantes ilegales, todos en la casa tenían que guardar silencio. Si los vecinos escuchaban una sola palabra, la casa sería entregada al gobierno mexicano y ocurrirían horribles consecuencias.

El martes siguiente, Carranza intentó cruzar la frontera.

“El río estaba muy congelado y nos cruzaban en grupos,” dijo Carranza.

Cuando el grupo de Carranza llegó al otro lado del río, la patrulla fronteriza los agarró y los transfirió a una perrera de tamaño humano a un centro fronterizo ubicado en Eagle Pass, Texas. En el centro de control fronterizo tenían habitaciones llamadas “Hieleras”.

Estas hieleras consistían en habitaciones muy pequeñas llenas de gente, sin colchones y solo con una manta de aluminio para dormir. A veces, los labios y las caras de las personas se volvían completamente azules debido a las bajas temperaturas. El grupo de Carranza vivió aquí durante tres días.

Posteriormente fueron sacados y deportados a México.

“Nos dieron nuestras cosas y nos tiraron en el puente de la frontera como si fuéramos perros,” dijo Carranza.

Una vez que llegaron todos a México, un grupo de cristianos los ayudó para encontrar a un guía fronterizo.

Cuando el guía los recogió, ya eran las 9 de la noche. El guía los llevó a la misma casa en la que habían vivido anteriormente. Sin embargo, esta vez había 62 personas en la casa. Una vez que llegaron, descubrieron que la calefacción de la casa estaba completamente arruinada. Durante el día hacía mucho calor debido a la cantidad de gente que vivía allí.

Al día siguiente Carranza tuvo una charla con su madre. Carranza tuvo la oportunidad de cruzar la frontera por su cuenta. En ese momento, el gobierno de los Estados Unidos aceptaba menores, pero no a sus padres. Su madre estuvo de acuerdo, por lo que Carranza tomó el coraje necesario y se separó de su madre para intentar cruzar por su cuenta. Por lo tanto, cruzó el río solo y se entregó a migración por segunda vez.

“Es hora de aventurarse solo,” dijo Carranza. “Mi mamá me acompañó al río y ahí se me vino abajo el mundo porque me separé de ella,” dijo Carranza.

Después de esto, Carranza nunca más volvió a saber de su madre.

“Cuándo quieres perseguir tus sueños y quieres ayudar a tu familia, muchas veces tienes que hacer sacrificios,” dijo Carranza. 

“Cuándo quieres perseguir tus sueños y quieres ayudar a tu familia, muchas veces tienes que hacer sacrificios,” dijo Carranza. “Al cruzar la frontera, pueden pasar muchas cosas aterradoras. Sin embargo, el resultado valdrá la pena.”

Carranza nos contó algunas de las muchas experiencias que tuvo después de cruzar la frontera. “Después de cruzar la frontera, regresé a la Hielera, llené algunos documentos y luego me trasladaron a un refugio que se parecía a un campo de prisioneros gigante. En este campamento había 968 niños más. Estuve allí más de 45 días sin ver la luz del sol. Solo sabía la hora porque le pregunté a alguien del personal,” dijo Carranza.

A Carranza no se le permitió llamar a su familia hasta el día 46 del proceso migratorio. Ese día pudo hablar con su familia y le dijeron que al día siguiente se iría del albergue.

Con el paso del tiempo, el número de personas en el campamento aumentó. Cuando esto sucedió, redujeron la comida a todos los niños. Cuando salía del campamento, encontró a un amigo que conoció en la casa en la que solía vivir. Carranza creía que nunca volvería a encontrarse con su familia o amigos.

Carranza supo entonces algunos datos nuevos sobre su madre. La madre de Carranza finalmente logró cruzar la frontera, sin embargo, tuvo que caminar por un desierto. Carranza estaba extremadamente emocionado de volver a ver a su madre.

De camino a la nueva ubicación desconocida, Carranza no dejaba de pensar en reencontrarse con su madre. De repente el autobús se paró. Dijo que este lugar donde se detuvieron parecía una cárcel, pero no sabía por qué lo metían en una cárcel. Pronto descubrió que lo pusieron en una antigua cárcel sin usar debido a que su otro campamento estaba demasiado lleno.

Cuando Carranza llegó al albergue, estuvo un mes en cuarentena porque dio positivo por COVID-19. Los guardias lo sacaron y lo pusieron en un área aislada durante una semana. Después de la espera de una semana, finalmente estaba listo para irse.

Esta vez no iba a quedarse en el refugio, Carranza estaba listo para ser transportado a los Estados Unidos, con su familia. Se programó un vuelo y Carranza esperó las próximas horas.

Carranza estaba un poco asustado por lo que iba a pasar a continuación. Carranza tenía muchas ganas de volver a ver a su madre. Salió del refugio alrededor de las 5 p.m. y oraron juntos y finalmente llegaron al aeropuerto a las 9 p.m.

“Tomé dos vuelos a Tennessee, me entregaron a mi tía y ahí conocí el sueño americano”, dijo Carranza.

Carranza sintió una sensación de alivio después de estar encerrado en los centros de inmigración, finalmente fue libre. Sin embargo, Carranza desconocía lo que había por venir.

La madre de Carranza inició su viaje unos días después. Ni siquiera tres días después del viaje, la madre de Carranza tocó una planta mortal.

Un día después Carranza empezó a trabajar en una compañía de construcción. Mientras trabajaba, Carranza recibe actualizaciones sobre su madre. Estaba a salvo y se encontraba justo al lado de la frontera de los Estados Unidos.

“Mi madre había tocado una planta venenosa y no podía caminar y como no podía caminar, las otras personas la dejaron tirada en el desierto,” dijo Carranza.

Llegó a Estados Unidos al centro de control fronterizo. La pusieron en una casa llena de otros inmigrantes ilegales. Pronto, un vecino se dio cuenta de que había una cantidad sospechosa de personas viviendo en la casa.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (I.C.E) los denunció y los enviaron de regreso a la “Hielera”. El miedo había aumentado dentro de la casa, sin embargo, no sabían que las personas que se los llevaron eran los agentes principales de ICE.

“Las personas que habían agarrado a mi mamá no eran gente del I.C.E. Eran asesinos, son gente muy mala,” dijo Carranza. “Sentí como si el mundo se me derrumbara cuando escuché la noticia.”

Las siguientes semanas, Carranza cayó en un estado de depresión. No tenía ningún deseo de trabajar o interactuar con el mundo exterior.

Unas semanas después, los agentes llamaron a Carranza y a su tía para pedirles el pago de un rescate. Los agentes hicieron un trato con Carranza. Si Carranza les pagaba $10,000, su madre sería liberada.

Carranza estaba dispuesto a arriesgarlo todo. Trabajó muy duro por el dinero y finalmente tuvo suficiente para pagar los $10,000.

“Como habían prometido, liberaron a mi madre. Un amigo de la familia que vive en México la recibió en su casa y mi mamá estaba muy mal,” dijo Carranza.

Después de pagar el rescate, Carranza y su familia tenían una gran deuda. Carranza tomó dos trabajos adicionales más para ayudar a mantener a su familia. 

Un día, la madre de Carranza tuvo que regresar a su país de origen. El viaje se reinició completamente desde el principio. El hermanito de Carranza enfermó gravemente y necesitaba que su madre lo cuidara. No había médicos ni nadie más para ayudar, esta era la única opción.

Cuando su madre regresó a Honduras, Carranza siguió viviendo con su tía. “Al principio fue genial, pero pronto mi tía empezó a portarse mal. Empezó a beber todos los días y no me dejaba ir a trabajar,” ​​dijo Carranza. “Ella quería que la llevara a todas partes todo el tiempo y pronto él y su esposo comenzaron a abusar de mí verbalmente,”

Debido a que Carranza tenía varios trabajos, tenía ahorrados más de $10,000. Carranza llegó a casa del trabajo un día y su tía le robó una gran cantidad de dinero. Este fue el día en que todo salió mal.

Si todo ya iba mal, aquí es donde comienza la verdadera historia.

“Esta vez abusaron físicamente de mí. Mi tía me golpeó en la cabeza. Su marido empezó a pegarme también. Todos los días después de que volvían a casa del trabajo, empeoraba,” dijo Carranza. “Al final me echaron a la calle y tuve que dormir en la calle unos días. Llamé a un amigo y le conté mi situación y me dijo que había alguien en Nebraska que podía ayudarme.”

Carranza decidió venir a vivir a Nebraska. Fue adoptado por una nueva familia y continúa viviendo un estilo de vida nuevo y saludable.

“Aquí nadie me maltrata. Ahora estoy estudiando y haciendo mi mejor esfuerzo para aprender el idioma inglés,” dijo Carranza.

Carranza ha decidido cambiar su vida para mejor y usar su pasado para motivar a quienes lo rodean y crear conciencia sobre el proceso judicial de inmigración.

“Hoy sigo luchando por mi vida porque no es fácil estar lejos de mi familia. Si tuviera que dar un consejo a cualquier joven inmigrante o a los jóvenes en general, es que sean fuertes,” dijo Carranza. “Cada momento de dolor vale todo para vivir una vida llena de gloria. La vida te va a poner obstáculos y tienes que aprender a luchar contra ellos.

Leave a Comment
Donate to The Tiger's Eye
$0
$1000
Contributed
Our Goal

Your donation will support the student journalists of Fremont High School. Your contribution will allow us to purchase equipment and cover our annual website hosting costs.

More to Discover
About the Contributors
Annabelle Bignell, Editor-in-Chief
Annabelle Bignell is a junior at Fremont High School. This is her second year on the Tiger’s Eye News staff and she is currently the Editor-in-Chief. Annabelle is the founder of Student Saftey Club, President for the Multicultural Club, a member of SOS, Student Council, Youth Leadership Academy and is the Black and Gold Media’s Business Manager.  She enjoys writing a variety of articles but her favorite are news and opinion and she plans on starting a new vlogging series for Tiger’s Eye News. Annabelle Bignell es una estudiante de tercer año en la escuela secundaria de Fremont. Este es su segundo año siendo parte del personal de Tigers Eye News y actualmente es Editora en jefe. Annabelle es una de las funcionarias del Club Multicultural, miembra de SOS, Gerente Comercial de Black and Gold Media y miembro del consejo estudiantil. Le encanta escribir una variedad de artículos, pero sus favoritos son los relacionados con las noticias y opiniones de las personas. Annabelle planea comenzar una nueva serie de blogs para Tigers Eye News. 
Jaime Ortega Castro, Spanish Editor
Jaime Ortega is a junior at Fremont High School. This is his first year on the Tiger’s Eye News staff and he is currently the Photo Editor. Jaime is a member of Multicultural Club, SOS, Black and Gold Media, Spanish Club, Spanish Honor Society, Youth Leadership Academy and on Student Council.  He enjoys photography and helping ELL students get used to their new environment. Jaime is from Guatemala and he is bilingual. He loves to listen to Adele's music. Jaime Ortega es un estudiante de tercer año en la escuela secundaria de Fremont. Este es su primer año en el personal de Tiger’s Eye News y actualmente es el Editor de Fotos. Jaime es miembro del Club Multicultural, SOS, Black and Gold Media, Espanol, Sociedad Honoraria Hispanica, Academia de Liderazgo Juvenil y el Consejo Estudiantil. Ama la fotografía y ayudar a los estudiantes del programa ELL a adaptarse a su nuevo entorno. Jaime es de Guatemala y es bilingüe. Le encanta escuchar la música de Adele.  
Donate to The Tiger's Eye
$0
$1000
Contributed
Our Goal

Comments (0)

All The Tiger's Eye Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *